11/11/2011

La vaca y el jugo

Llego a casa y Camila es toda sonrisas y besos. Me lleva a la computadora y me explica, muy solemnemente, que ha escrito varios cuentos. Abre sus carpetas y entonces leo. Leo y disfruto, le comento lo mucho que me gustan y terminamos en un abrazo profundo y muy largo. Dejo aquí uno de ellos, tal y como apareció ante mí. Con ustedes, La vaca y el jugo:


Había una vez una vaca llamada Nicole que no botaba leche, botaba jugo. Y un día de mucha sequía el granjero no podía hacer jugo ya que no tenía árboles de donde sacar frutas para tomar y comer. Entonces ya que la vaca Nicole no podía hablar y solo decir MU la vaca trató con señas pero con sus patas gruesas no podía hacerlas. La vaca Nicole no se rindió jamás en su vida, siguió su camino y se dirigió al granjero a ver si podía hablar con la palabra MU, así que le dijo MU MUMU MUM MU MUM MU. Aunque el granjero no le entendió ni una palabra de lo que dijo ella empezó a estudiar hasta que aprendió a escribir y le escribió hola granjero yo no boto leche yo boto jugo. Y entonces el granjero obtuvo jugo para todos sus amigos. Y fin.

3 comentarios:

Halcón peregrino dijo...

De tal padre tal hija, bellísimo cuento, una delicia de imaginación.

Besos a Cami y a ti.

roger vilain dijo...

Gracias por comentar. Camila desborda imaginación, sí, y disfruta haciéndolo.Beso también.

Alana Márquez Reverand dijo...

Un hermoso cuento con una moraleja preciosa: No hay que rendirse en la vida... Tanta sabiduría en una niña. Le felicito, después de todo los hijos son nuestro reflejo... Saludos y muchas bendiciones!