10/24/2011

Chateau

Paso las manos por tu piel
ese vitral gótico
y vierto mi vino sobre ella.
Entonces te bebo
doy sorbos de a poco
te llevo a mis papilas
inundas todos los costados
todos los momentos
todos los espacios
hasta darme cuenta
que por fin
he hallado el Paraíso.

2 comentarios:

Halcón peregrino dijo...

Vitral que destella y rezuma al mismo ritmo, sorbiendo y catando. Paraíso que se toca.

Besos.

roger vilain dijo...

De acuerdo por completo. Se toca el Paraíso, se siente, se vive de a ratos y luego, ya, a esperar otra vez que el incendio, a su regreso, culmine nuevamente en las cenizas.¿No te parece?, ¿No es ésta una manera, carnal por los cuatro costados, de acceder a un pedazo de esa tierra prometida?