5/10/2012

Los dos



Para Camila

Uno

Ocho años
y me enseñas
y yo aprendo
ocho años a tu lado
de tu mano
y me sorprendes
y te sigo
y te miro
y te admiro.

Dos

Me gusta cuando preguntas
por ejemplo
qué es la poesía
qué es un clavicordio
por qué maúllan los gatos
qué es una novela rosa
o verde
o amarilla
me gusta verte
tocar el piano
con la pasión que regalas a tus obras
disfruto al saborear tu inteligencia
como daga en medio de una charla
hecho cierto a la luz del día o la noche.

Tres

Aprendo, sí
y me enseñas
que el mundo se para de cabeza y tú sonríes
que el Sol puede llamarse Luna y qué puede importar
mastico y me alimenta tu lógica de estreno
una forma distinta de cabalgar minutos
de navegar los siete mares
de convertirte en pez o estrella.
Ya no existen telarañas
ni lagartos
pero sí triceratops
y hadas y duendes
y escobas voladoras
entonces me veo en ti
allá
en el fondo
herido de alegría
lleno de pájaros y nubes
regalándote feliz
mis manos y mi abrazo.

3 comentarios:

Halcón peregrino dijo...

Tres hermosuras para una princesa.

besito.

Manuel Vásquez Carmona dijo...

La belleza se puede conseguir en todos lados. Pero la que se desprende de nuestros hijos, esos locos bajitos como los llamó Serrat, es especial... tal es que puede hacer escribir versos como éstos... Hermoso poema, Róger. Abrazos

roger vilain dijo...

Gracias Halcón. Estoy de acuerdo:tres hermosuras para la princesa de un cuento que se llama vida. Beso.
Qué bueno verte por aquí Manuel.Gracias por escribir y darte una vuelta a propósito de mis rasguños tipográficos.