6/11/2012

Hijo y padre



Daniel: Papá, papá, papáááááááá.
Yo: ¿Sí?, dime, dime, te escucho.
D: Papi, ¿qué comen los bebés cuando están en las barrigas de sus mamis?
Y: Hijo, comen lo que mamá coma.
D: ¿Y cómo lo hacen?
Y: A través de la sangre, por un tubo, un cordón.
D: ¿Como los murciélagos?
Y: No, no, no... no se alimentan de su sangre, comen lo que haya comido mamá, sólo que mediante el cordón.
D: Ah, ¿las mamás tienen un tetero en la pancita?
Y: Algo parecido, aunque no exactamente.
D: Y si la mamá comió sopa o ensalada, o jamón, el bebé también comerá eso?
Y: Sí, sí, exacto, también comerá eso.
D: Aaaaaah, ahhhh, guácala, nooooo, pobres bebés, pobrecitos esos niños.

1 comentario:

Halcón peregrino dijo...

¿Habrá algo que llene más que el amor de los hijos?, no lo creo. En particular cuando los de uno serán siempre los más especiales.

beso.