5/06/2011

Sal marina

Mi cuerpo rastrojo que sabe de océanos

y de aguas profundas

encerrado

bajo la línea ínfima y poco creíble

de tus pezones rojos y amarillos.

Paisaje con vista hacia el mar

horizontes que desato en mi pupila

y recojo lleno de silencio ansioso

por ese líquido rosado que brota

abundante de tus curvas.

3 comentarios:

Melissa Adler dijo...

Tantos años sin leer un poema tuyo. Que maravilla poder hacerlo de nuevo. Un gran abrazo, Roger

roger vilain dijo...

Gracias por el abrazo, y gracias además por tomarte la molestia de leerme. Saludos.

Mutis dijo...

Navegar hasta el naufragio de un cuerpo que no sabe de líneas y horizontes.

Me gusta.
Abrazos.